jueves, 4 de febrero de 2016

Herencia romana

Sábado 2.01.16 CARTAGENA (REFUGIO ANTIAÉREO - VILLA ROMANA - MURALLA PÚNICA - TERMAS ROMANAS Y PASEO POR LAS CALLES DE CARTAGENA)



   Nos despertaron los primeros rayos de un sol sobre un cielo azul azul casi de verano. Ya sobre tierra firme, caminamos hacia el teatro romano, nos quedaba muy cerquita del sitio en el que pasamos la noche (Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial). Fue entonces que vimos un grupo de gente frente a un pequeño mostrador, nos acercamos. se trataba de uno de los puntos de información turística que suele haber en las inmediaciones de algún monumento, edificio histórico o exposición.
   Desde el año 2001, Cartagena disfruta y se da a conocer desde un ambicioso y extraordinario proyecto: CARTAGENA PUERTO DE CULTURAS. Una iniciativa del Ayuntamiento de Cartagena y la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Un gran consorcio trabaja para dar a conocer el valiosísimo patrimonio cultural de Cartagena a lo largo de más de 3000 años de Historia.
   Cuando llegó nuestro turno, amablemente nos señalaron sobre el mapa qué visitar según nuestros intereses: ruinas romanas y algo relacionado con el mundo militar.

   Por 18 euros por persona, un paquete que incluye: VISITA AL REFUGIO ANTIAÉREO, ENTRADA A VILLA FORTUNA, VISITA A LOS RESTOS DE LA MURALLA PÚNICA Y AL MUSEO INCLUYENDO LA CRIPTA, ENTRADA A LAS TERMAS, AL TEATRO Y A SU MUSEO. 
   Felices con la elección, lo primero era ver el refugio que estaba allí mismo.

REFUGIO ANTIAÉREO - MUSEO REFUGIO DE LA GUERRA CIVIL

   El refugio de la CALLE GISBERT fue uno de los numerosos refugios construidos en Cartagena durante la Guerra Civil. Excavado en la ladera de la colina de la Concepción en el año 1937, era el más grande con una capacidad de hasta 5000 personas.

   Nada más entrar, todo se volvió oscuro. Sólo la luz de los paneles y algunos focos colocados estratégicamente entre las paredes de piedra.

   Cuando estalló la Guerra Civil, Cartagena fiel al Gobierno, desempeñó un importante papel pues fue la sede operativa de la Flota republicana. Por su puerto desembarcaron el material de guerra y el avituallamiento que hizo posible la defensa de Madrid. Por ello, pasó a ser uno de los objetivos preferentes de la aviación italo-germana al servicio de Franco y, en consecuencia, una de las ciudades españolas más castigada por los bombardeos.

   La Guerra, como cualquier guerra, cambió la vida de los cartageneros. Muchas familias se separaron: los hombres se fueron al frente, las mujeres se ocuparon de colaborar en algunas tareas como rellenar los cartuchos de pólvora o coses uniformes además de cuidar a los niños que, cuando era posible, asistían al colegio. Se pasaba hambre y necesidad de algunos alimentos. Aunque algunas veces, eran posibles las distracciones e incluso ir a alguna representación o a jugar la partida, como se ve en la imagen de abajo.



   Al principio de la Guerra, eran los propios vecinos los que se encargaban de la defensa. Más adelante, se ocupó de ello el Frente Popular, se habilitaban entonces lugares que reunieran un mínimo de condiciones de seguridad para salvaguardarse de los bombardeos. Pero, crecía el número de víctimas, por lo que el nuevo Ayuntamiento creó en el año 1937 la Junta Local de Defensa Pasiva de Cartagena que comenzó la construcción de los refugios.

   Estar allí me hacía sentir mal. Vimos el vídeo con imágenes duras, pero reales y recorrimos las últimas galerías en las que hay dibujos de niños de aquel entonces y murales de hoy en día con mensajes de paz frente a semejante despropósito incomprensible desde la tolerancia, el respeto y la sensatez.

   Salimos y una brisa fresca de vida, se llevó la opresiva sensación que allí dentro sentimos.


   Cartagena llena de vida, de bonitos edificios, de sol y de CULTURA.

DOMUS FORTUNA


   De su pasado romano, conserva Cartagena esta preciosa VILLA romana del siglo I a. C. entre otros valiosísimos restos. Visitarla fue mágico. Con una extensión de 204 metros cuadrados, fue reformada en el siglo I d. C. y habitada hasta el II, siglo en el que comenzó su ruina. Daba a dos calzadas, teniendo dos accesos. en uno de ellos es donde se encontró la inscripción que le da nombre: FORTUNA PROPICIA. Estos restos se descubrieron entre 1971 y el año 2000, siendo en el 2004 cuando se inaugura la casa museo.



   En tiempos de los romanos había tres tipos de construcciones cuyo fin era el de ser viviendas: las DOMUS (semejantes a nuestros adosados), las VILLAE (chalets o incluso fincas como las de hoy con ganado o plantaciones) y las INSULAE (bloques de pisos).


   
   El trazado de las ciudades romanas disponía dos vías perpendiculares entre sí el DECUMANO y el CARDO, de Norte a Sur que es la vía que pasaba junto a esta entrada a la vivienda.







   En el tablinum se encontraron restos de pinturas realizadas mediante la técnica del fresco, que consistía en ir superponiendo capas hasta llegar a conseguir la consistencia de colores vivos, como es el caso de este rojo fuerte. Estos colores se conseguían mezclando minerales y grasas naturales.
   El tablinum era una estancia de representación y recepción en la que, el propietario recibía a clientes y personas que vivían de limosna en una ceremonia matutina llamada salutatio.







   El triclinium era el comedor, llamado así por tener tres klinae (una especie de lechos con almohadones), uno en cada pared, sobre los que comían reclinados en torno a una mesa (tabulae) en la que los esclavos servían las viandas. Siendo una de las estancias públicas, solían estar ricamente decorados con frescos sobre las paredes y mosaicos de teselas en el suelo.





  
   Cuando salimos de allí, me sentía en una nube. Toda una patricia de aquel tiempo.


   Mapa en mano, nuestro próximo destino era la MURALLA PÚNICA.


MURALLA PÚNICA


   Un edificio moderno, perfectamente mimetizado con el entorno...


   De arquitectura moderna y espacios abiertos, el museo se abre con una sala en la que vimos un vídeo sobre el tiempo de QART - HADAS.
   "Es con mucho la más importante de todas las ciudades de esta región. Tiene una posición privilegiada y muralla bien edificada y está provista de puertos, de una laguna y de minas de plata. En ella y sus cercanías abundan los talleres de salazón. Y es el principal emporio para las mercancías que, llegando del interior, han de ser cambiadas por las que vienen del mar y éstas por las que proceden de tierras adentro." (Estragón, Geografía III, 4-6. Siglo I a. C.)





   Nuestro alto en el tiempo fue todavía anterior y de las cenizas de QART-HADAST nacerá CARTAGO NOVA. Ver aquello restos de la muralla y recordar la Historia, trajo a mi mente un libro que disfruté mucho: EL JARDÍN DE AMÍLCAR y que recomiendo.


   Bajar a la CRIPTA, fue como descender al inframundo. Sentí frío y recordé las visitas a las catacumbas en Italia.








   En las paredes,  pinturas de esqueletos.


   Eran las dos, de camino a las termas, atravesamos por las calles de bares y el bullicio nos atrapó.


   En el de arriba, toda una suerte de tapas y raciones con la anchoa como protagonista. Y en el de abajo... LA UVA JUMILLERA...


   Las chips de berenjena con el hilo de miel... estaban deliciosas.


   En nuestra siguiente parada: croqueta de la abuela y somoza de morcilla, manzana y pasas.



 TERMAS ROMANAS.  BARRIO DEL FORO ROMANO

   El barrio romano del siglo I a. C. alberga las termas con su plaza portada y el edificio del atrio dedicado a celebrar banquetes de carácter religioso.
   En el 2004, le concedieron el PREMIO NACIONAL DE CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN.


   Cartagena fue conquistada por los romanos en el año 209 a. C. y reconocida como colonia romana en el 54 a. C. Fue entonces cuando se desarrolló un urbanismo pensado en un alto poder económico. Así, entre el puerto y el foro, en lo que hoy se conoce como "Barrio del foro Romano", vemos restos del edificio del atrio edificado para celebrar en él banquetes religiosos y un gran complejo termal dotado de una amplia plaza porticada.



   Varias salas a las que se accedía a gravés del peristilo y el vestuario, conformaban un circuito termal con las propiedades que hoy tienen nuestros spas: una piscina de agua fría (frigidarium), otra de agua templada (tepidarium) y otra de agua caliente (caldarium). Alternarlas, sin duda, es beneficioso para nuestro sistema circulatorio.































   Tras una mañana y parte de la tarde, tan llenas de descubrimientos y de Arte, decidimos regresar a la furgoneta para descansar un poquito antes de un nuevo paseo nocturno. De camino, callejeando, descubrimos una plaza con un Nacimiento realmente impresionante: no le faltaba detalle.








   ¡Lo que había plantado en las huertas era de verdad! ... Y es que... donde esté la huerta murciana...


   Cuando salimos nuevamente, ya había caído el manto de la noche, como diría mi bonita ahijada.


   El puerto lucía sereno.


   Un buen chocolate en una terraza, risas y amena charla sobre todo lo que habíamos visto, intercambio de fotografías, unos pinchos y el cálido ambiente navideño.



2 comentarios:

  1. Las Patricias, igual que los nobles patricios romanos, sois atemporales, estáis siempre.
    Dicen de vosotras que tenéis un don especial para el arte.
    Un abracito.

    ResponderEliminar
  2. Gracias tío, ojalá así sea.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...