viernes, 1 de enero de 2016

Despedimos el 2015 en...

Jueves 31.12.15
CARTAGENA - LA MANGA - CABO DE PALOS


   Fue una noche tranquila, el sol nos saludó desde primeras horas y yo aproveché su dorada luz para terminar un libro que me ha encantado: LA ISLA DE LAS MARIPOSAS, de Corina Bomann. Ha sido una lectura "intermitente" y siempre unida a la furgoneta pues comencé el libro cuando ella llegó a nuestras vidas. Desde entonces, ha viajado conmigo en tren en algunos viajes a Orense y, a sorbitos lo he disfrutado en algunas tardes de furgo y en muchos amaneceres. 
   "Poco después de descubrir que su marido le ha sido infiel, Diana recibe la noticia de que su tía abuela Emmely está gravemente enferma y viaja a la casa familiar de Tremayne House, en Londres, para despedirse de ella. Antes de fallecer, Emmely le pide que desentrañe un secreto familiar que ha permanecido oculto durante generaciones. Diana empieza una investigación que la lleva hasta la antigua isla de Ceilán, donde dos antepasadas suyas, las hermanas adolescentes Grace y Victoria Tremayne, vivieron unos años en el siglo XIX en compañía de sus padres para hacerse cargo de una plantación de té. 
   En este exuberante escenario, Diana traza la historia de las dos hermanas, y descubre que la única forma de resolver el misterio es regresar al pasado". 
   Un viaje inolvidable a VANNATTUPPUCCI, que en tamil significa "mariposa" pues la isla tiene esa forma. Conocer a Henry y Richard Tremayne, el señor Stockton, Grace y Victoria, el señor Green, Vikrama... Las montañas de Nuwara Eliya y el sabor de un buen té. Ha sido maravilloso. 




   Ya en suelo firme, las vistas nos parecieron impresionantes. El cielo azul, azul y una temperatura más que agradable hacían pensar en el verano. 


   Lo primero y más urgente era vaciar grises y negras. A unos ocho minutos había un área junto a una gasolinera: gratis el vaciado, 1€ llenar depósito y 10€ la noche con vigilancia y electricidad, aunque sin aseos. Frente a la gasolinera este curioso edificio que me recordó a una gigantesca ballena sobre el asfalto: el pabellón de deportes. 


   Y... Nueva incursión en el supermercado. Ya teníamos todo lo necesario para la despedida del 2015, así que pusimos rumbo a LA MANGA. El sol y nuestra libertad brillaban sin igual. 


   Sobre la marcha, el indicador al faro del  CABO DE PALOS nos hizo desviarnos. Bendita señal pues lo que allí vimos es un trocito de paraíso. Llegar por donde nosotros lo hicimos resultó complicado pues las callejuelas nos obligaban a maniobrar en los giros. Un aparcamiento enorme frente al faro y junto al mar. Varias auto caravanas y...



   Un cielo azul, el faro a la derecha y al otro lado deslizándose hasta el frente, la delgada línea de edificios sobre La Manga. 


   Un lugar inolvidable. 


   ... Y comenzamos a recorrer La Manga. El sol y el mar, nada más. 




   En un principio, pensamos en quedarnos aquí para despedir el año. Las vistas y el mar junto a nosotros. 




   En las calles no había nadie y las persianas de las casas bajadas nos recordaban que es un sitio turístico y que lo que ahora parecen las calles fantasma de un lugar inhabitado, en verano cobrarán vida hasta altas horas de la madrugada. 


   La mejor elección sería volver al faro y pasar allí la noche. Comenzaba a atardecer, desde dentro de la furgoneta estas tres imágenes son la prueba evidente de nuestro soñado privilegio. La libertad pintada con bellos colores. 


   Primero unos taquitos de queso con una cerveza y una Coca Cola, un ratito de tele y... ¡A preparar la cena!
   Cómo pensé entonces en mi familia y en lo lejos que estamos de allí. Sin duda estarían en ello también, ¡qué entrañables recuerdos! Pusimos la mesa como ha de hacerse y las viandas sobre ella. Brindamos y despedimos el año entre risas y sueños. 


   Se marchaba el 2015 y llegaba el 2016. Con nuestro cotillón, las uvas, algo rojo, Las monedas en el pie derecho... nuestros mejores deseos y las campanadas. 
   Recordamos a nuestros seres queridos e hicimos divertidos vídeos y fotos para mandarles. 


   Llegada la medianoche, fuegos artificiales sobre el mar. Paseamos bajo la luna y llamamos a nuestra familia. Un año feliz y especial comienza.  


   Y con él, mis mejores deseos. FELIZ 2016. 

2 comentarios:

  1. !!Si señores!! Una forma distinta y, sobre todo, original de comenzar un nuevo año. Que envidia. Muchas felicidades.
    Un abracito

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, tío. Ha sido un buen comienzo. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...