jueves, 3 de septiembre de 2015

VIAJE DE VERANO / Día 25: 14 de agosto de 2015


AIRE DE LA VALLÉE DE LA VIRE GOUVETS - BAYEUX


   La noche fue serena y silenciosa. Las nubes se habían ido ya casi al amanecer. Todo transcurría tranquilo al tiempo que dinámico. Es increíble la cantidad de turismo que recibe Francia al que hay que sumar los desplazamientos de los propios franceses, siempre con sus bicis a cuestas y el maletero lleno hasta el tope.
   Tras un café madrugador, tuve tiempo para pasearme con calma por la tienda del área y mirar con detenimiento los regalos y libros. Me llamó la atención desde el primer día que, en todos los sitios, hay un rincón preferente para las publicaciones sobre cocina y es que la gastronomía francesa es digna de mención, y como no, de degustación.


   Le tocó el turno a este divertido y colorido cuento sobre el cole. Estoy segura de que a mi ahijada, que empieza este año, le va a encantar.

Siempre me han gustado las publicaciones infantiles. Su cuidada edición las hace tan especiales y divertidas...

   Escribí pausadamente en una mesa al tiempo que me tomaba el café y veía pasar a la gente. Observarla también es otra manera de viajar. Personas de todas partes, culturas y lenguas. Y muchas muchas familias.
   Por lo que hemos visto, aquí la familia media está formada por el padre, la madre y tres niños alegres y muy muy acostumbrados a viajar.


Dejamos el área a media mañana, habiendo hecho uso de las duchas, los aseos, la tienda y la cafetería con wifi gratuita, por supuesto.

   En esta captura de pantalla se ven datos básicos sobre el lugar: la ubicación, los servicios que ofrece...
   Y continuamos por la A84 rumbo al Norte.
    A mediodía, paramos en otra de las áreas. Aunque había nubes, hacía calor y quizá fueran sólo de tormenta. Colocamos entonces la pegatina de Saint Michel y volvimos a pensar en otras tantas de lugares en los que hemos estado que no tenemos. Bueno... un motivo más para volver a ellos.

   En Bayeux nos veríamos Álvaro, un chico español de Zamora que lleva tan sólo unos meses en Francia y con el que Jorge había hablado a través del foro, aunque nunca en persona. Llevaban días en contacto, pensando en el momento de vernos y, como no, intercambiar risas y hasta cervezas. Con él las playas del Desembarco y los museos serían un encantador e ilustrativo acercamiento a un tiempo de guerra, metralletas e Historia.


 Llegamos a Bayeux muy pronto, cuando todavía a él le faltaban unas tres horas de viaje. Fuimos hasta la oficina de turismo y recorrimos el centro. ¡Qué bonito!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...