viernes, 21 de agosto de 2015

VIAJE DE VERANO / Día 21: 10 de agosto de 2015

EL MENTHOR (Quiberon) - JOSSELIN - SAINT MALO

  El rítmico romper de las olas, nos meció en una noche fría. 
   Al despertar, tonos rosados sobre la duna y los primeros amantes del surf. 


   Recorrí la orilla dejando que las olas Me acariciaran y paseé tranquilamente durante dos horas viendo a veteranos y A niños lanzarse con sus tablas. 


   Dejamos Plouharnel con la marea baja colándose y llegando casi hasta la gran duna. 

   Grandes retenciones en una carretera de sólo un carril para cada sentido. 


   Al llegar a la rotonda, cogimos la primera a la derecha para ir a un supermercado y coger agua. 


   Me encanta todo el colorido que adorna los pueblecitos, sus rotondas, sus calles, las casas... Disfruto de ello en cada rincón y en cada pared.
   Se acercaba la hora de comer y otra vez más fuimos a la famosa franquicia que nos permite acceso gratuito a internet. 

   Esta vez le tocaba el turno a la ensalada Thai: fideos, rúcula, canónigos, soja, tomate, sésamo, pollo Thai y una deliciosa salsa agridulce. 

   Por la tarde llegamos a JOSSELIN. 


   Fuimos directamente a la oficina de turismo. Todo parecía de otro tiempo. En la foto de abajo a la izquierda en el collage que ahora sigue, puede verse la oficina justo frente a la furgoneta con un hombre de camiseta roja a punto de entrar. Amablemente nos informaron de que eran visitas "obligadas" el castillo y la basílica y que callejear por el centro nos gustaría. Preocupados por el estacionamiento, pregunté y nos dieron un disco horario con el que podríamos  despreocuparnos durante hora y media que era el tiempo máximo. 

   El castillo estaba cerca. Sería nuestro primer destino pues aquí todo cierra temprano en conparación con España. 

   De camino, preciosas callejuelas, la basílica y el ayuntamiento. 
   Las entradas al castillo fueron 12€ (tarifa reducida).

   Comenzaba una visita guiada en tan solo unos minutos. Era en francés y nos dieron un folleto con las indicaciones en español. 


   Nos fuimos agrupando todos cerca de la guía. 
   "A partir del castillo existente, Clisson hace edificar una auténtica fortaleza (...) también hace construir un Torreón, que le sirve de residencia. Y un castillete en el emplazamiento del actual puente levadizo."

   "Al morir Clisson en 1407, Josselin es una espléndida fortaleza y una amplia residencia suntuosamente amueblada. Por herencia y unión matrimonial, el castillo pasa a ser propiedad de los Rohan. 
   A finales del siglo XV, Josselin pasa por una nueva etapa. El nieto de Clisson, Alain IX de Rohan, hace construir una morada. Este edificio de 70metros de largo, estará dotado de una espléndida fachada, testimonio excepcional del gótico flamígero y del Renacimiento bretón. El hijo de Alain IX, Jean II, prosigue las obras y las termina hacia 1520, gracias a subsidios otorgados por el rey Charles VIII en agradecimiento al apoyo que Jean II le había brindado favoreciendo el matrimonio con la duquesa Anne de Bretagne, su sobrina."


   "Esta fachada es un verdadero encaje de granito. Cada una de las galerías que se extienden entre las ventanas luce motivos diferentes. En el centro, la divisa de los Rohan, A PLUS. " (Fragmentos tomados del folleto). 

   Entramos y la guía nos dijo que no se podían hacer fotos dentro pues el castillo es, en la actualidad, privado. Y que sólo podríamos ver: el comedor, la antecámara, el gran salón y la biblioteca. Estancias todas situadas en la planta baja. 
   Comenzamos viendo el comedor. De 16m de largo y 9m de ancho, tiene en el fondo una estatua secuestre del contestable Olivier de Clisson, junto a ella en la pared, escrito en francés antiguo: "Pour se qui me plest", que viene a decir: "porque me place". Y es que, según nos explicó la guía, tenía una personalidad caprichosa y cruel, llegando a ser conocido con el apodo de "El Calcinador". 
   En la antecámara se pueden ver algunos retratos familiares, incluso el del rey Enrique IV (primo segundo de Henri de Rohan). 
   El gran salón, de las mismas dimensiones que el comedor, cuenta con una chimenea monumental de granito sobre la que descansa la divisa de la familia, A PLUS, que ya habíamos visto en la fachada. 
   La biblioteca fue la última de las estancias que visitamos y también la que más me gustó. Su fondo es de aproximadamente 3000 volúmenes. 
   Delante de la chimenea, había una mesa de juego rodeada de sillas llamadas "voyeuses" (mironas) que me llamaron mucho la atención pues en ellas se sentaban a horcajadas los curiosos detrás de los jugadores para observar el juego. 
   Estar allí dentro con aquella decoración al gusto francés, aquellas tapicerías, las vajillas, un hermosísimo reloj y las chimeneas; me hizo sentirme Anne de Bretagne por unos instantes. 
   Terminada la visita guiada, disfrutamos de los exteriores y de las hermosísimas vistas de Josselin desde los muros. 









   Salimos del castillo y entramos en la Basílica de Nuestra Señora del Zarzal. 

   Lleva ese nombre pues fue descubierta por un labrador una estatua de la Virgen (Notre Dame du Roncier) en un matorral de zarzas en el siglo IX. 

   Me hubiera gustado pararme a ver con más detenimiento las vidrieras, pero había en esos momentos una celebración. 

   Josselin guarda un encanto especial en cada rincón. 

   ¡Qué bonitas las casas! Con alegres flores. 


   Josselin, Quimper, Saint Malo y Dinard estaban entre nuestros objetivos. Las tres últimas por recomendación de Sonia y Manuel, nos encantarían. 
   Ya en ruta, paramos en un área para estirar las piernas y tomar algo. 

   Dormiríamos en Saint Malo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...