viernes, 14 de agosto de 2015

VIAJE DE VERANO / Día 18: 7 de agosto de 2015

CLISSON - NANTES - MOUZILLON

   Pronto llegaron coches y coches al aparcamiento. 


   Con todo listo, antes de arrancar, entramos nuevamente al hipermercado y tomamos allí un café. 

   Estos aparatos me llamaron ya la atención en otros en los que estuvimos. Sirven para escanear el código de barras y conocer el precio al tiempo que permiten ir sumando todo lo que llevas en el carro y conocer así el total de la compra antes de pasar por caja. 
   Buscando en internet sitios para dejar la furgoneta, Jorge encontró un centro comercial en la Isla de Nantes, nos quedaba en el centro. 
   Allá nos dirigimos: BEAU LIEU- Île de Nantes. 
   Comimos de maravilla en À la bonne heure, escogías la opción que querías: filete u hojaldre de salmón, por ejemplo, que fue lo que nosotros pedimos. Lo acompañabas de la guarnición que quisieras: brécol, alcachofas, tomate, pasta, patatas... sirviéndote tú mismo. Y además, a volonté, todo lo que quisieras de entrante y postre. 

   Todo estaba delicioso. 

   Listos ya para visitar el castillo, el último a orillas del Loira antes de fundirse en el océano. Dejamos la furgo en el aparcamiento, preguntamos y nos dijeron que el autobús 4 nos dejaba allí mismo. 

   Sacamos dos billetes, 1,30€ cada uno, no está nada mal. 

   El autobús llegó enseguida. Todo recto serían sólo cuatro paradas. Nos bajamos justo delante del castillo. 


   CHÂTEAU DES DUCS DE BRETAGNE. 

   Entrar y recorrer el patio, las murallas y el jardín del foso es gratis, para visitar el museo y la exposición hay que pagar: 8€ yo y gratis la de Jorge. 


 El museo situado en el edificio blanco, abarca un recorrido por toda la Historia de Nantes. Desde sus orígenes. 
   Y pasando por varias etapas maravillosamente explicadas en vídeos con su traducción a distintos idiomas en grandes libros simulando ejemplares antiguos. 





   "...nacida de la confluencia del Loira, el Sèvre y el Erdre, Nantes aparece como una ciudad Sirena a las puertas del Océano Atlántico. "

   Paneles interactivos y simuladores en 3D para mostrar la Nantes de hace años y la actual. 


   Vestigios del pasado. 
   Todo armónicamente dispuesto, conjugando la arquitectura de siglos atrás con la actual. 



   Y hasta una sala dedicada a los niños. 


   Ya en la Nantes de nuestros días, vimos la fábrica de LU en sus orígenes, su publicidad, sus primeras galletas y las torres símbolo de la ciudad y de las que, lamentablemente, sólo queda una. 


   
   Acabado el recorrido, fui a los aseos. (No siempre se tiene la oportunidad de ir en un castillo).

   Me encontré entonces con esta espectacular sala de conferencias. 

   "Construido a finales del siglo XV por Francisco II, último duque de Bretaña y luego por su hija Ana de Bretaña, duquesa y dos veces reina de Francia, el castillo es una fortaleza que aloja un palacio residencial de piedra tuffeau y fachadas refinadas. El edificio, que se convirtió en castillo real a partir del siglo XVI, fue utilizado también en los siglos posteriores como prisión, cuartel y arsenal. 
   Íntegramente restaurado, alberga hoy el Museo de Historia de Nantes." (Tomado del folleto explicativo del castillo).
   Terminada la visita al museo, vimos en el edificio de enfrente, la exposición de pintura: "Flamands et Hollandais". 


   Con una cuidada "puesta en escena" y explicaciones (sólo en francés), recorrimos las salas. 

   Y fotografié algunas obras. 




   Acababa la exposición con esta espectacular interpretación recreando todo un ambiente contemporáneo del que el bodegón era el protagonista. 

   Durante todo el recorrido pensé en mi padre, en lo que le gustaría y en cómo me explicaría el tratamiento de la luz, del color, de la perspectiva...

   Nuevamente en el patio, subimos las escaleras para recorrer las murallas. 

   Y vimos la torre de LU. 


   Salimos del castillo y contemplamos su grandeza. 


   Cientos de turistas entraban y salían. Justo  frente a esta puerta se encuentra una oficina de turismo. Allí nos dieron una guía y un mapa y pudimos coger los folletos de Les Machines y el museo de Julio Verne. 

   Y sacar esta curiosa foto. 
   Informados y maravillados, callejeamos hacia la catedral. 

   
   Cuando estuvimos frente a ella...

   Cathédrale Saint Pierre et Saint Paul. 
... Nos quedamos sin palabras. Su edificación duró nada menos que 457 años. ¡Casi 5 siglos!

   En el año 1434 se colocó la primera piedra de esta catedral de estilo gótico-flamígero. 


   Preciosas vidrieras la recorren. 

   Y grandes pinturas. 


  

   Fue uno de los proyectos más largos de la arquitectura religiosa francesa, no concluido hasta el año 1891. 
   Lamentablemente, en 1972 fue presa de un devastador incendio, tras el que se emprendió un importante proyecto de restauración. 

   Detrás de la fachada con dos torres de piedra blancas, hay dos bóvedas más altas que las de Notre-Dame de París. 

   Acoge la catedral la tumba de Francisco II y Margarita de Foix, en mármol de Carrara entre cuatro ángeles que simbolizan las cuatro virtudes cardinales: la Fuerza, la Justicia, la Prudencia y la Templanza. 
   Salimos y paseamos, no pudimos bajar a las criptas pues ya estaban cerradas. 








   Cruzamos el parque. 

   Y dejamos el castillo a nuestra derecha. 

   Satisfechos de ambas visitas, cruzamos el puente saludando a la torre de LU y caminamos hasta el centro comercial durante tres cuartos de hora. Allí compramos las famosas galletas de Nantes. 

   Ya en la furgoneta, nos disponemos a pagar el aparcamiento: 8,50€. Lo intentamos con todas las tarjetas que llevábamos pues no admitía efectivo, y no hubo manera, llamamos por el telefonillo y nada. Vino el chico y tampoco. Tras un cuarto de hora, nos abrieron la barrera y nos dejaron salir sin pagar un euro. Increíble, ¿verdad? ¡Qué suerte!
   Ya casi llegando a Mouzillon, donde pasaríamos la noche, nos duchamos entre viñedos y maíz. 


3 comentarios:

  1. Una vez más es impresionante todo lo que estáis viviendo y disfrutando, viendo ese monumental y maravilloso castillo, hace pensar que te va a salir un mosquetero en una esquina. Y no digamos de esa catedral , que cristaleras .....Bueno todo todo precioso,y muy curioso lo de las máquinas para ir comprobando el precio de las cosas. Nos encanta que estéis pasándolo bien, pero tenemos muchas ganas de veros. Buen viaje de regreso a casa, besitos mamá.

    ResponderEliminar
  2. Hola Chani, un dia mas me maravillo de este reportaje,que ahora en el regreso a casa continueis disfrutando de las vacaciones, Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias mamá, haremos que cada instante sea único. Eso es lo importante, disfrutar del camino.
      Os quiero y tengo muchas ganas de veros. Besos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...